Mis reflexiones sobre la COVID-19

Bueno, que puedo decir que no se haya dicho ya… Y lo que se dirá.

Como no soy de meterme en política, solo voy a dar mi opinión (creo que tan respetable como cualquiera) de como hemos gestionado esta crisis.

Lo más doloroso ha sido la gran cantidad de fallecimientos que hemos tenido y sobre todo como se ha cebado con las personas mayores. Que por lo menos en mi caso, es a los que hemos querido preservar de esta enfermedad, puesto que eran los más vulnerables, aunque no los únicos.

Desgraciadamente, como digo, han sido los más golpeados y todos sabemos de donde viene esa generación.

Esa generación, que sin saber ni como ni porqué, se encontraron con un pais devastado y lleno de odio en el que las «purgas» continuaban y donde los españoles, básicamente, se dedicaron a matar a otros españoles.

Como digo, ser niño en esa época debió de ser muy confuso, pero a la vez les debió de suponer una «normalidad» que ahora mismo se nos antoja pesadilla. Fueron niños sin entender nada de lo que había pasado antes o durante su nacimiento. Sin culpa alguna y sin comprender nada tuvieron que pagar las consecuencias de los actos que les precedieron, y los pagaron con muchos intereses.

Durante mucho tiempo malvivieron (sobre todo en ciudades) y los más desfavorecidos (como siempre) estuvieron oprimidos y fueron malnutridos y maltratados.

Ellos, siempre quisieron que nosotros no tuvieramos que pasar esa situación (imagino que eso explica porqué en navidades había comida para 400 personas en casa, cuando eramos 12) «que no nos falte de na» como decían aquellos.

Esa generación que siempre quiso que disfrutásemos de nuestros cumpleaños, vacaciones y fiestas de guardar. Que viviesemos esa infancia que a ellos se les negó.

Que siempre guardaron hasta la última peseta (que yo creo que ahora mismo valdría más que el engañoso Euro, donde nos vacilaron a todos) para que nosotrso pudiesemos tener lo que ellos solo se atrevieron a soñar.

Que tuvieron varios trabajos a la vez. Trabajos, que por cierto, se realizaban con una maestría y un amor a la «tarea» que ahora no existe (por eso no pueden acabar la Sagrada Familia como se proyectó, porque no hay maestros) Ya no existen esos maestros… Varios trabajos como digo, para llevar cuantas más pesetas a casa mejor, y que guardaban como oro.

Que con pocos años salieron de los colegios para trabajar y así poder aportar su granito de arena a la cuasi inexistente economía familiar. Lo que les provocó falta de educación y de infancia, pero tarea a la que se entregaron sin dudarlo.

Que nos llevaban al campo porque era barato, que nos sacaban a casa de con los amigos, a campings, a pantanos… que siempre nos sintiesemos activos y nunca pobres. Que siempre disfrutaron con nuestro ocio y nos llevaron a conocer mundo, imagino que conociéndolo ellos a la vez. Ese mundo que les fue vetado conocer durante tanto tiempo.

Pues a esa generación les hemos fallado. No hemos sabido protegerles, cuando siempre, siempre, ellos solo vivieron para protegernos a nosotros.

Adiós papá, eras muy grande. Gracias por haber existido y por haberme enseñado tanto (aunque nunca te hice demasiado caso, eso es cierto, pero yo soy así), enseñanzas que nunca olvidaré pese a todo.

Adiós a todos y os pido, desde lo más profundo de mi corazón; perdón.

Eduardo Sánchez.

LEAVE A COMMENT

SERVICIO DE ENVIO Y RECOGIDA

CON LAS MEJORES TARIFAS DEL MERCADO

Todo a tiempo y en su lugar.




ASESORAMIENTO 100% GRATUITO

PARA CONSEGUIR QUE TU EVENTO SEA UN ÉXITO.

Déjate asesorar pñor los mejores profesionales de SíEventos. Con amplia experiencia.

Atención telefónica

de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00.

Contacta de forma inmediata con uno de nuestros asesores.

Llamar